Ayuntamiento de Colmenar de Oreja

Bienvenid@

Cuando tras las elecciones municipales de 2015 se constituyó el Ayuntamiento, aceptamos con resignación, pero deportivamente, que otro equipo, encabezado por don Víctor Díaz rigiese los destinos de nuestro municipio. Le dimos la enhorabuena y me puse inmediatamente a su disposición. 

Ya hemos debatido las circunstancias que han propiciado esta nueva situación, tan legal y tan legítima que la que eligió el señor Díaz.  Pero no quiero, ni por un segundo, volver la vista atrás. Las cosas han sucedido como han sucedido y no voy a perder más tiempo en mirar el pasado.  Soy, de nuevo, el alcalde de Colmenar de Oreja, y eso significa que estoy al servicio de todos los vecinos de Colmenar de Oreja. De todos. Mi compromiso, lo hago público, es ofrecer a todos los grupos políticos y a todos los concejales la posibilidad de compartir la gestión del Ayuntamiento, de pactar con todos las decisiones que a todos afectan y de llegar a acuerdos en todas las cuestiones trascendentales. Así lo haré y así espero que ellos acepten ese sincero ofrecimiento. Ya está bien de enfrentamientos que a nada conducen. Ya está bien que por culpa de la política nuestros vecinos se dividan. Ya es hora de que, sea cual sea el partido en el que uno milita, no pueda haber una relación de cordialidad, incluso de amistad, entre nosotros. Tenemos que recuperar el espíritu de la Transición,  que también se vivió en Colmenar de Oreja, cuando los concejales de UCD, PSOE, Alianza Popular y Partido Comunista convivieron y trabajaron pacíficamente por nuestro pueblo.

Quiero que todos dialoguemos, que lleguemos a acuerdos, o que no lleguemos a ellos, que también ocurrirá, pero que, por encima de todo se mantenga el respeto y la cordialidad. Es necesario. Es indispensable. Por encima de todo está la paz vecinal, la concordia.  Les ruego encarecidamente que abandonemos este fanatismo sinsentido y, fomentando la convivencia, miremos entre todos al futuro. Seguro que habrá asuntos en los que no todos estemos de acuerdo, pero eso no puede conducirnos ni al enfrentamiento ni mucho menos al odio.  Es  normal que tengamos puntos de vista distintos sobre cómo afrontar y resolver los problemas. Y que en alguna ocasión unos u otros podemos equivocarnos, faltaría más. Es normal que no siempre coincidamos en qué proyectos son los más adecuados. Pero para eso está el diálogo, la razón, y, sobre todo, para eso está que nunca olvidemos que todos somos vecinos de Colmenar de Oreja.

Señoras y señores. Vamos a trabajar, de una santa vez, todos juntos.

Colmenar de Oreja y sus vecinos son lo importante y se lo merecen. 

 

Gracias.

Contacto

 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  +91 894 30 30
  +91 894 31 98
 Plaza Mayor, 1

En un toque